• Paseo de la Isla, 1, 09003, Burgos +34 947 256 090
  • info@ilcyl.com
El escruitor burgalés presenta su nueva novela en el Palacio de la Isla de Burgos

Abella rinde homenaje a Castilla y León y a la lengua española en ‘La llanura celeste’

 

El escritor burgalés José Antonio Abella presentó en el Palacio de la Isla de Burgos su nueva creación literaria, la novela ‘La llanura celeste’ (Editorial Páramo), novela fantástica con la que el autor ha pretendido plantear un homenaje a Castilla y León y una demostración de amor a la lengua castellana, como puso de manifiesto en el encuentro que mantuvo el martes, 12 de marzo, en el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua con el público burgalés.

Abella, que estuvo acompañado durante la presentación por el profesor de literatura Pedro Ojeda, de la Universidad de Burgos, y Jesús Bustamante, del Servicio de Promoción Cultural de la fundación, ‘padrinos’ de este nuevo título, señaló que la génesis de este trabajo literario comenzó hace 25 años. Se trata de un libro que, como él mismo señaló, supone un cambio de registro respecto a sus anteriores trabajos y se mostró muy satisfecho por la cuidada edición de este trabajo, que es fruto también de un exhaustivo trabajo de investigación.

La novela representa un recorrido por la Comunidad a partir de un relato que mezcla historia y leyenda desde la perspectiva de los ojos inocentes de un niño –Gonzalillo- que acompañado de su mastín –Luna- se ve lanzado por distintas circunstancias a iniciar un recorrido que parte de San Pedro de Arlanza y que le lleva a recorrer distintos enclaves de todas las provincias de Castilla y León en un recorrido en el que también hay un salto en el tiempo. El azar y las estrellas serán cruciales a la hora de marcar el rumbo que ha de adoptar en este singular recorrido por las tierras de Castilla y León.

“El peor pecado que puede tener un libro es ser aburrido”, señaló Abella, que entendía que la incorporación de vocablos y expresiones empleados en el castellano antiguo hablado a finales del siglo XII no representaba en ningún caso un inconveniente en la comprensión. Abella señaló que para recuperar la escritura del castellano original hablado en el siglo XII y ser lo más fiel posible a ese idioma balbuceante utilizado en la Edad Media había echado mano de las normas de transcripción de manuscritos antiguos que tiene la Universidad de Wisconsin.

El autor reconoció también la influencia directa que había tenido en esta novela la temprana lectura del libro ‘El maravilloso viaje de Nils Holgerson a través de Suecia’, obra de la premio nobel Selma Lagerloff, que conoció durante su niñez y que le permitió entender la universalidad de la literatura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información